Teoría de la Experiencia


Siempre se ha hablado de que la práctica es más importante que la teoría en la formación inicial de un docente y que es donde el mismo adquiere los conocimientos primordiales para ser un profesor. Pero esto depende del tipo de experiencia que el docente tenga como vivencia para su aprendizaje y formación, de modo que peuden existir profesores que no tengan buenas prácticas a lo largo de su vida.

Cuando se empieza a conocer que la experiencia no era sinónimo de formación, John Dewey en 1938 defendía que existía una necesidad por poner en práctica la Teoría de la experiencia. Esta teoría consistía en que los docentes comprendieran la insificiencia de los años de práctica laboral si no eran buenas prácticas. " No es suficiente con insistir en la necesidad de la experiencia, ni incluso de la actividad en la experiencia. Todo depende de la calidad de la experiencia que se tenga" (Dewey, 1938)

Dewey defendió el esquema general del proceso de investigación a lo largo de su larga carrera, insistiendo en que era la única manera correcta de entender el medio por el cual alcanzar el conocimiento, ya sea el conocimiento de sentido común que guía los asuntos ordinarios de nuestra vida, o el conocimientos sofisticados derivados de la investigación científica. Es por esto que consideraba que en la práctica era necesario tener prácticas que valieran la pena para mejorar el conocimiento previo de la investigación.

Para que una práctica docente sea de calidad hay que valorar la satisfacción o desagrado que produzca la actividad en el docente y el efecto que la experiencia tenga en las experiencias siguientes. Este segundo punto es más importante porque genera una transferencia en posteriores aprendizajes.